“Nunca he conocido a nadie tan ignorante del que no pudiera aprender algo.”

Luciano es lo menos parecido al prototipo de practicante de yoga.

En su ejercicio laboral es el Responsable del equipo de Control de Gestión y Costes en una multinacional de la alimentación.

En los años que ha asistido a las clases y a la Formación en Yoga Ashram, nunca ha dejado de interesarse por aprender y atreverse a ahondar en el “misterio” de todo lo que podía parecerle lejos de su cultura y formación.

Pero aquí está, enseñando yoga a los más nuevos y os aseguramos que lo hace muy bien porque enseña a partir de su experiencia y comprende las limitaciones de los demás, como un día él las vivió.

Por eso su naturaleza profunda es de Ānanda, primo hermano y confidente de Buda, fué su fiel ayudante por su prudencia y capacidad de transmisión del Dharma.