Licenciada en Ciencias de la Información y con su agencia de Publicidad propia (AIDA), Maite empezó a impartir clases de Tai chi hace 20 años y dejó su carrera por amor a él. Cuando entra al Ashram, llega un espíritu sutil y atento.

En las clases con sus queridos abuelos, sabe transmitir la elegancia y majestuosidad de los movimientos, y consigue que sus cuerpos bailen con el Tai Chi, se coordinen con determinación y fuerza, cuando abren los abanicos rojos, en una fantástica coreografía y se relajen con un suave masaje sanador a los órganos internos.

Es Maestra de Tai-Chi-Chuan 2º Dan, habilitada por el Consejo Catalán del Deporte, maestra de Qigong (Chi kung) por el Instituto de Wu Shu de Barcelona. Profesora de Métodos y Tradiciones, en el Máster en relajación, Meditación y Mindfulness y Formadora de Formadores del Programa TREVA (Técnicas de Relajación Vivencial en el Aula), así como Naturópata vibracional . También es experta en el Acompañamiento Espiritual en el proceso de Vivir y Morir.