Pablo es una de las almas de Yoga Ashram. Al igual que Danda, es un punto de apoyo, pero a un nivel más práctico.

Ex jefe del departamento de mantenimiento de una multinacional química, Pablo invierte ahora su tiempo en mejorar el espacio de Yoga Ashram, en agilizar los pequeños problemas cotidianos y en dar un oído para escuchar.

Fiel defensor de “el caminar lo cura todo”, Pablo opina que las ideas se deben ordenar respirando aire fresco, caminando a paso ligero y afrontando las subidas y bajadas (que a veces cuestan más que las primeras) que nos ofrece la vida.