En la actualidad el yoga está reconocido como un método para alcanzar un nivel de vida más saludable, en el aspecto físico, emocional y mental.

En nuestras vidas hay factores muy concretos que nos conducen a estados de tensión y el Yoga entra de lleno en la línea de solución a nuestros problemas:

  • permite descargar tensiones
  • fortalece el sistema nervioso
  • moviliza recursos vitales más profundos
  • desarrolla nuestra personalidad
  • conduce hacia la aceptación de uno mismo, aumenta la autoestima y favorece la integración en el entorno.

 yoga destacat

El Yoga es esencialmente un método. No es sectario. No hay un maestro que tenga el poder sobre un alumno o discípulo. Nos da herramientas prácticas para que nuestro cuerpo y mente recuperen su estado natural de bienestar y equilibrio.

El Yoga no sólo es relajación y meditación como se ha dado a entender en algunos sectores. Es fortaleza y flexibilidad, es disciplina y descanso, es cuerpo y es alma… es cuidar y respetar tu persona por encima de todo.

Porque si tu estás bien, todo lo que salga de ti será bueno.

En un primer nivel nos ocupamos de recuperar el equilibrio perdido, quitando aquello que le sobra a nuestra naturaleza (toxinas, tensiones, crispación, estrés, ruido, cansancio…) y dándole lo que le falta (tiempo, respiración, movimiento tranquilo, silencio…) para crear una base sólida sobre la que construir un verdadero y duradero estado más saludable.

Del mismo modo es importante pensar en tu “propio camino”, el que quieres seguir según tus deseos y tendencias profundas y evitar la dispersión y la intromisión de necesidades ajenas.

Una disciplina pero sin rigor excesivo, el sentido común y la perseverancia, son las cualidades indispensables para lograrlo.

Segundo nivel: Cuando ya te sientas mejor y hayas incorporado nuevos hábitos saludables, descubrirás que en ti hay otras posibilidades latentes y desearás continuar con la práctica para conocerte mejor y para actuar con más eficacia.

Es entonces cuando un trabajo más profundo sobre los chakras te hará descubrir que, efectivamente, corrientes de energía recorren tu cuerpo.

Esto te hará afinar los sentidos ordinarios que cada vez serán más sutiles y tu percepción de la vida, tu capacidad de control sobre los estados anímicos y emocionales y su disfrute, te harán sentir más seguro y capaz de conducir tu propia vida. Llegará la alegría y la sensación de libertad.

En un tercer nivel te darás cuenta de la importancia de la vida interior.

El Yoga te ayudará a evolucionar en esa dirección, alejado de toda ilusión o expectativas inalcanzables, para vivir la plena realización, esa que traspasa la lógica mental ordinaria y analítica tan limitada al mundo de las sensaciones y de las formas, para conectar con tu infinita intimidad.

La práctica cotidiana y perseverante, lejos del mundo de la comparación y de la competición, te llevará mucho más lejos y mucho más rápido hacia lo que ni tú mismo podías imaginar. Entonces comprenderás porqué se dice que el yoga no es una religión pero sí una práctica espiritual.

¿Te animas a vivir esta aventura? ¿Hasta dónde o hasta cuándo? Tranquilo. La mejor actitud es el sabio refrán: “sin prisas pero sin pausa”.

Om Shanti