Estoy muy contenta y satisfecha, de haber hecho el curso y vivir la experiencia.

No iba totalmente a ciegas. Hace unos años ya viví la experiencia del Kunjala.

Entonces, me impresionó bastante mi facilidad para expulsar el agua con sal (aclaro que me resulta muy difícil un “simple” vómito). Aunque no me resultó difícil, ni desagradable, no lo sentí como para hacerlo en casa, como se recomienda.

Esta vez la experiencia ha sido muy diferente, aunque empecé con la misma práctica. Supongo que ya han pasado unos años, desde esa primera vez, dejando de ser tan novata. Conozco mi cuerpo y mis límites.

Tengo la mente más abierta y lo veo diferente. No sé exactamente como, simplemente es diferente.

La semana previa al curso, la dieta recomendada me sirvió para desintoxicarme un poco de mi alimentación. Reduciendo: gran parte de los lácteos, la proteína animal, el poco gas que, de vez en cuando bebía, los poco dulces que tomaba y reduje el café a uno diario.

Una vez realizada la limpieza, se recomienda una dieta más reducida y aún más cocida, durante las primeras 24 horas. Dieta blanda vamos. Lo cual me sirvió para eliminar del todo los lácteos, el poco café que ya tomaba, y los dulces.

Gracias a ll lavado de intestinos y a la alimentación posterior, que alargué unos días más a los recomendados, conseguí perder volumen y obtener un estomago mucho más sano reduciendo las molestias “perpetuas” que llevaba años arrastrando.

Los 5 Kriyas:

  • Jihva Sodhana y Jala Neti: (lavado de nariz y lengua) forman parte de mi higiene diaria. Son de la familia.
  • Sutra Neti: (limpieza del cavum) ese día conseguí pasarme la sonda por los dos orificios nasales, sacándola sólo una vez por la boca. La primera vez me fue muy difícil cogerme la sonda. No he vuelto hacerlo. Confieso que le tengo bastante respeto.
  • Kunjala: (lavado de estómago). Siguiendo las recomendaciones de la Swamini Danda, realicé la practica en tres ocasiones más después del curso. Me he marcado hacerla cada 15 días o 3 semanas pero en fin de semana.
  • Shanka Prakshalana: (limpieza intestinal). Es muy cansado, agotador, como 3 clases de yoga seguidas, pero muy satisfactorio.

En algún momento, durante la práctica, sientes desesperación por no expulsar todo. Te invade el cansancio e incluso el miedo.

En mi caso me limité a seguir las instrucciones de la maestra. Confiar. Confiar en ella, en la técnica, en el yoga y en mí.

Recomiendo este módulo, pero lo aconsejo cuando os sintáis capaces de confiar, empezando por uno mismo.

Muchas gracias a todos, a Danda, a Pablo y a todos mis compañeros de sesión.

AÑJANI DEVI