Entramos en Primavera … la sangre se altera, los pájaros cantan, las nubes se levantan … en un mismo día brilla el sol y al cabo de pocas horas cae la más feroz de las tormentas y sale el arco iris, hay cambios bruscos de temperatura … ni el mejor de todos los espectáculos del mundo se puede llegar a igualar la exuberante maravilla que nos ofrece cada día la naturaleza que nos rodea.

Sin olvidarnos de las flores, que después del frío y gris invierno, llenan los campos y los bosques de colores y perfumes …

Los animales entran en celo … las personas nos sentimos enamoradas … aaahhh!

Algunos con alergias, otros resfriados y otras un poco bajos de ánimo (por la astenia primaveral) y es que estamos como el tiempo, con cambios de humor.

Pero la naturaleza provee, en cada momento, los mejores remedios. Los cambios emocionales se pueden acompañar con un buen tratamiento de Flores de Bach o con un agradable paseo por la naturaleza.

“Las plantas son muy psíquicas, pero lo expresan
sólo a través del silencio y de la belleza. ”
Sri Aurovindo

El artículo de este mes dedicado a las flores, como buenas compañeras para todos los practicantes de yoga.

Compartiremos la sabiduría de la Madre, Mirra Alfasa, guía espiritual que se valía de las flores para enseñarnos cómo transformar nuestra naturaleza interior y como llegar a desarrollar plenamente nuestro potencial.

¿Has visto alguna vez un bosque con sus árboles y plantas, pugnando todos, pura y simplemente, para llegar a la luz, serpenteando e intentando en cien formas diferentes, tocar el sol?

Este es precisamente el sentimiento de aspiración: el impulso, el movimiento, el esfuerzo hacia la luz. Las plantas lo tienen más claro que el hombre. Su vida entera es un culto a la luz.

Las flores son muy receptivas y son felices cuando son amadas.

Las flores, pueden llenar un vacío emocional o darte el impulso necesario para progresar, o ayudarte a encontrar la armonía interna como vía para restablecer la paz.

Sé como una flor

Abierta, franca, ecuánime, generosa y amable …

Una flor está abierta a todo lo que la rodea: naturaleza, luz, rayos del sol, lluvia, viento, etc. Ejerce una influencia espontánea en todo lo que está a su alrededor. Irradia alegría y belleza.

Es franca: no esconde nada de su belleza, dejando que irradie lo que tiene dentro, lo que está en sus profundidades, lo deja ver que todos puedan disfrutar.

Es ecuánime: sin preferencias. Todos pueden disfrutar de su belleza y de su perfume, sin rivalidad. Es igual y la misma para todos.

Y generosa: sin reservas, entrega su misteriosa belleza y su perfume. Se sacrifica completamente para nuestro placer, ofreciendo incluso su vida para expresar la belleza y el secreto de todo lo que se esconde en su interior.

Y además, amable: tiene tanta ternura, es tan dulce, tan amigable y amorosa. Su presencia nos llena de alegría. Siempre está alegre y feliz.

Feliz es quien puede compartir sus cualidades. Las flores te ayudan a despertar las Divinas cualidades que hay en ti.

Tienen un sutilísimo y profundo poder e influencia.

Y, sabes, cada flor simboliza un aspecto, una emanación, una aspiración, un progreso en la evolución de la tierra.

He buscado el significado espiritual de algunas de mis flores predilectas:

• La flor del almendro, tiene la propiedad espiritual de potenciar la alegría y la belleza
• La rosa silvestre, potencia el florecer de un alma, de una manera preciosa
• La rosa, representa el equilibrio en el amor
• El jazmín, acelera la velocidad en la evolución espiritual
• La violeta, ayuda a dar el primer paso para un cambio espiritual
• El narciso, para cuando la belleza es tu camino de evolución y de realización
• La margarita, representa la espontaneidad, la frescura
• La flor de loto, representa el supremo, la divina conciencia

Si tienes curiosidad en encontrar el significado espiritual de tu flor predilecta consulta esta web de La Madre: http://www.blossomlikeaflower.com

Si te sientes cansado, inseguro, melancólico … te invito a probar algo que a mí siempre me funciona:

Sal a pasear por el campo o el bosque, en soledad, en silencio … mientras caminas, abre los 5 sentidos, y contempla … Párate junto a una flor, mírala de cerca , observa cada detalle, huele su perfume … sin prisas, muéstrate ante ella como lo hace ella delante de ti, sin esconder nada, mostrando sólo tu esencia, comunícate desde el corazón hasta que puedas sentir una agradable sensación de paz.

Cuando percibas este bienestar habrás conectado con la esencia de la flor y, lo más importante, con tu propia esencia.

Ahora es un buen momento para preguntarle o exponer con tu pensamiento, todo lo que te preocupa.

Verás que, de manera intuitiva, las respuestas van llegando a tu mente.

Si no llegan inmediatamente, respira profundo, relájate y confía que en pocas horas te llegarán, como si se tratara de una buena idea, o bien vendrá alguien y te dará la respuesta que necesitabas.

Me gustará leer tus comentarios sobre tu experiencia con la flor.

Mientras tanto… Feliz Primavera!

Swamini Ajna Vamadevananda