el órgano sexual más importante es el cerebro

Mientras que la sexualidad es, después del instinto de conservación, la fuerza más poderosa de nuestra naturaleza, desgraciadamente esta se ha visto relegada a una serie de consideraciones morales y represiones que las diferentes culturas y religiones nos han impuesto, hasta hacer del sexo un tema tabú y desviando nuestra naturaleza hacia preocupaciones y conflictos mentales y emocionales.

Es una lástima que se haya dejado perder este poder, por no entender adecuadamente su riqueza, originando altos índices de obsesiones y confusión interna que, en muchas personas, desembocan en irritabilidad, tristeza, inseguridad y desequilibrios difíciles de superar.

Hay dos formas de vivir: o estamos conectados con la vida, con la naturaleza y sus múltiples expresiones y, por ende, con el amor y la visión luminosa de la vida o, por el contrario, vivimos como víctimas, solitarios, desconectados de la vida, peleando entres dudas y obsesiones, en vez de disfrutar y compartir nuestros dones.

Como todos los otros deseos, el deseo sexual posee un estado normal y otro anormal o morboso.

Este deseo se desvía de su condición normal, cuando nuestra vida sigue unas pautas de precipitación, dispersión e incluso manipulación de los hechos y de las personas.

No es de extrañar, entonces, que todo ello se refleje en nuestra sexualidad y en el acto de “hacer el amor”.

A menudo, banalizamos las cosas y por eso llega a hacerse el amor como si fuera un acto cotidiano más, una simple necesidad como el comer o el dormir.

A medida que descansemos de todos los moralismos dominadores, a medida que el cuerpo y la mente vivan su libertad, experimentaremos una sexualidad sana.

A la vez que entramos en el respeto y valoramos el sexo como una oportunidad de jugar con las fuerzas que la vida nos ofrece para el goce de la comunión con la otra persona, mientras nos abrimos a la abundancia de esta fuerza expansiva y creadora, podemos practicar una técnica sencilla que ayudará a despertar, canalizar y transformar esta energía instintiva, hasta llevarla a niveles de más conciencia y plenitud.

Es un secreto del yoga tántrico para preservar y mejorar la sexualidad, tanto en hombres, como en mujeres. Nos referimos a la Mula Bandha.

Se trata de contraer firme y fuertemente los esfínteres del ano y la uretra, como si quisiéramos retener una ventosidad y sostener esa contracción por algunos segundos, mientras se inspira.

Luego relajarlos, mientras se espira.

Lo puedes repetir, cuantas veces desees.

No requiere una preparación especial y podrás hacerlo en cualquier momento, incluso mientras realizas otra actividad.

Esta técnica te conecta con tu energía sexual y su control.

Activará los esfínteres y músculos del perineo y ello conllevará más elasticidad y, a la vez, más sensibilidad.

A nivel energético, remueve la energía que estaba estancada y colapsada en el primer chakra y la eleva hacia la conciencia, haciéndonos sentir más despiertos y despreocupados.

TANTRA YOGA o Yoga de la sexualidad divina, nos sumerge en el entramado de la creación.

Se trata de que la energía fluya por toda nuestra naturaleza, abandonando cualquier condicionamiento cultural, mental e incluso emocional, de manera que podamos ser verdaderamente libres.

O se vive conectado o no. Si estás conectado, tendrás la sensación que todo es sencillo y sucede para ayudarte. A la vez, desearás y respetarás la libertad de las demás personas.

Si no conectas tu energía “de vida” con la Vida, tendrás problemas y sentimientos de desconexión y separación.

No deberíamos rechazar nada de lo que hay en el mundo (cada cosa tiene un sentido en la existencia) y ello nos enseña a expandirnos en la experiencia de cada día, celebrándola y viviéndola, como medio de lograr una conciencia superior.

No hay un único camino para todos, cada uno debe encontrar su vía de relación y de crecimiento, en el contexto de la sociedad en la que vive, pero jamás olvidar que nadie, ni ningún dogma religioso ni moral, debería condicionar la naturaleza de su persona.

Entonces, la sexualidad, esa fuerza creadora, se convertirá en una ofrenda y homenaje al Amor y a la Vida.

Si quieres participar de un taller de TANTRA YOGA y sexualidad, puedes inscribirte aquí.