Como parte del RAJA YOGA, la traducción de Yoga Nidra podría resumirse en «sueño despierto» o consciente.

Es un estado de sueño con plena lucidez, donde la persona se encuentra en el umbral entre el sueño y la vigilia, en conexión entre el subconsciente y la conciencia superior.

Sabemos que una parte muy importante de toda la información que registran nuestros sentidos se almacena y transforma en el subconsciente. Este cúmulo de vivencias aflora a la superficie por distintos caminos.

El más habitual es el de los pensamientos automáticos, que aparecen de manera arbitraria y sin mucho sentido y ajenos a nuestra voluntad.

Otro canal de expresión es el de los sueños, que también aparecen de forma libre y sin prejuicios. Por eso, algunos psiquiatras los llaman las radiografías de la persona.

Otras veces, esta energía almacenada se expresa en forma de visión e intuición.

Todos estos estados acontecen de forma automática y espontánea, lejos de nuestro control, aunque los yoguis bien entrenados acceden a ellos voluntariamente, lo que les permite conocer su mente subconsciente e influir sobre las acciones y reacciones que de ella se derivan.

Así aprovechan las inmensas posibilidades del potencial que yace en su interior.

Cada uno de nosotros posee un potencial que supera nuestros sueños más impensables.

Si nuestro potencial queda inexplorado e infrautilizado, nuestra experiencia de la vida se verá limitada y nos quedará una parte muy grande por descubrir.

Podemos conectar e interactuar voluntariamente con el subconsciente acercándonos al estado del sueño pero con la conciencia despierta y atenta, a través de la yoga nidra.

Desde la relajación, se utiliza la imaginación y la visualización para canalizar las energías.

Con ellas podrás conseguir que el cuerpo y la mente se comuniquen entre sí en un ambiente óptimo que crearás tú mismo, libre de presiones externas.

Como si el tiempo fuera un río y te sentaras tranquilamente a verlo discurrir desde la orilla.

La Yoga Nidra tiene múltiples beneficios pero quizás el más importante es aprender a «navegar» en el espacio del subconsciente para mejorar el sueño y el descanso.

Todas las clases en Yoga Ashram finalizan con una Yoga Nidra.

En este enlace puedes disfrutar de una yoga nidra dirigida por Swamini Danda.